twitterfacebookgoogle

Supuestos de responsabilidad objetiva en el Código Civil

La responsabilidad objetiva en el Código Civil

Antes de entrar a analizar los supuestos de responsabilidad objetiva, vamos a explicar las diferencias más importantes en los diferentes tipos de responsabilidad en el Derecho español.

Diferencia entre responsabilidad objetiva y subjetiva

  1. La responsabilidad objetiva es un tipo de responsabilidad civil que se produce con independencia de toda culpa por parte del responsable. Es decir, la persona que provoque un daño, aunque éste no sea intencionado ni pudo ser evitado, tiene que pagar la reparación del mismo.
  2. La responsabilidad subjetiva es un tipo de responsabilidad en que se exige que el comportamiento imprudente o culpable de la persona por parte del responsable para exigirle la reparación del daño causado.

Diferencia entre responsabilidad contractual y extracontractual

Por otro lado, vamos a distinguir dos tipos de responsabilidades en base a la relación previa que tenían las partes.

  1. Responsabilidad contractual es la que nace de un contrato que une a las partes.  Las reglas de la contractual pueden aplicarse, aún en ausencia de contrato, cuando la conducta del dañante suponga infracción de un deber específico de cuidado frente a la víctima distinto del deber de no dañar a los demás.
  2. Responsabilidad extracontractual, no existe una relación previa entre las partes sino que es originado por la violación del deber de no dañar a los demás.

Los supuestos de responsabilidad objetiva

El sistema de responsabilidad extracontratual contenido en el Código civil es subjetivista, basado en el artículo 1902 del Código Civil:

“El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”

No obstante, en los artículos 1905 del Código Civil y siguientes, así como en leyes posteriores, regulan supuestos en que la responsabilidad de los sujetos causantes del daño es objetiva, o mejor, cuasi objetiva pues siempre existen causas de exoneración de responsabilidad.

La doctrina ha señalado como características de la responsabilidad objetiva las siguientes:

  • La responsabilidad se atribuye como consecuencia de la actividad desarrollada, con independencia de que el agente haya incurrido o no en culpa.
  • El TS ha reiterado que los casos de responsabilidad objetiva han de estar previamente determinados por una norma legal.
  • Las causas por las que el sujeto agente del daño puede exonerarse de responsabilidad son la culpa exclusiva de la víctima y la fuerza mayor. Es deir, no tiene responsabilidad en los casos de fuerza mayor.

Responsabilidad por animales

En virtud del art. 1.905 C.C., el poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido.

Por “poseedor de un animal” se debe entender el propietario y el poseedor en concepto de dueño, mientras que “el que se sirve de él” incluye a cualquiera que utiliza el animal en propio provecho, y al profesional que lo emplea en su negocio, como por ejemplo un veterinario.

Responsabilidad por caza

De acuerdo con el art. 1.906 C.C., el propietario de una heredad de caza responderá del daño causado por ésta en las fincas vecinas, cuando no haya hecho lo necesario para impedir su multiplicación o cuando haya dificultado la acción de los dueños de dichas fincas para perseguirla.

Responsabilidad por ruina

Como determina el art. 1907 C.C., el propietario de un edificio es responsable de los daños que resulten de la ruina de todo o parte de él, si ésta sobreviniere por falta de las reparaciones necesarias. En este sentido, el art. 16 L.O.E. (Ley 38/1999, de 5 de noviembre) determina la obligación del propietario conservar en buen estado la edificación.

Ante la amenaza de ruina, el propietario está obligado a la demolición, o a ejecutar las obras necesarias para evitar su caída. Si no lo verificare, la Autoridad podrá hacerlo demoler a costa del mismo (art. 389 C.C.)

Según el TS, el artículo 1907 CC responsabiliza por culpa, “por omitir el propietario las reparaciones necesarias”.

La jurisprudencia responsabiliza al propietario del estado del edificio y desplaza la responsabilidad a terceros en situaciones posesorias asimilables al dominio, como el usufructo.

Responsabilidad por actividad peligrosa

Igualmente responderán los propietarios de los daños causados:

  1. Por la explosión de máquinas que no hubiesen sido cuidadas con la debida diligencia, y la inflamación de sustancias explosivas que no estuviesen colocadas en lugar seguro y adecuado.
  2. Por los humos excesivos, que sean nocivos a las personas o a las propiedades.

La responsabilidad se objetiviza en el titular de la empresa contaminante.

  1. Por la caída de árboles colocados en sitios de tránsito cuando no sea ocasionada por fuerza mayor. Ante amenaza de caída de un árbol el propietario está obligado a su arranque y retirada, y si no lo verificare, se hará a su costa por mandato de la Autoridad.
  2. Por las emanaciones de cloacas o depósitos de materias infectantes, construidos sin las precauciones adecuadas al lugar en que estuviesen

 

Responsabilidades por defecto de construcción

Si el daño de que tratan los dos artículos anteriores resulta por defecto de construcción, el tercero que lo sufra sólo podrá repetir contra el arquitecto, o, en su caso, contra el constructor, dentro del tiempo legal.

Si la ruina del edificio (1.907 CC) e instalaciones (1.908 CC) tiene origen constructivo o técnico (vicios de construcción, suelo o dirección), la responsabilidad del propietario respecto de terceros perjudicados cede ante la del constructor o/y arquitecto en la denominada responsabilidad decenal del artículo 1591 del Código Civil, ya explicada en Cuestiones Civiles.

Responsabilidad del cabeza de familia

En virtud del art. 1.910 C.C., el cabeza de familia que habita una casa o parte de ella, es responsable de los daños causados por las cosas que se arrojaren o cayeren de la misma.

En la actualidad la expresión cabeza de familia se debe referir, en su caso, a ambos cónyuges o al progenitor que conviva con el menor. La responsabilidad es directa, incluso aunque se identifique al concreto causante material del daño. La responsabilidad deriva del uso de la vivienda, por lo que en su caso el responsable es el arrendatario, no el propietario.

No obstante, el cabeza de familia puede repetir contra el responsable del daño.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña y Madrid

Valora este artículo.

NO SE RESUELVEN CONSULTAS EN LOS COMENTARIOS, LAS DUDAS SE DEBEN DE PLANTEAR EN FORUM DERECHO
Realizar consulta

2 Comments

  1. yamileth · 6 junio, 2016

    agradeceré indicar la fecha de publicación, la información está muy completa para realizar una recopilación con los autores, pero no puedo usar esta, ya que no cuenta con fecha de publicación, siendo de suma importancia en el formato APA 6

Leave A Reply