twitterfacebookgoogle

Los daños patrimoniales: El lucro cesante y el daño emergente.

  • Posted On:
  • By:
  • With 3 Comments

El término daño patrimonial hace referencia a todo menoscabo o detrimento que se produce en los bienes de un sujeto, esto es en su patrimonio. La determinación del daño patrimonial determina la cuantía indemnizable por el perjuicio cometido frente a un daño imputable a dolo o culpa, o frente a un incumplimiento contractual.

La indemnización de perjuicios busca reparar un daño sufrido, pero en ningún caso puede convertirse en una forma de lucro para el afectado. Así lo único que se busca es resarcir de los daños que hayan sido acreditados fehacientemente. Los daños patrimoniales tienen dos vertientes:

  1. El lucro cesante
  2. El daño emergente

Concepto del daño emergente

El daño emergente se refiere al coste de la reparación necesaria del daño causado y a los gastos en los que se ha incurrido con ocasión del perjuicio. Es decir son los gastos ocasionados o que se vayan a ocasionar, como consecuencia del evento dañoso y que el perjudicado –o un tercero- tiene que asumir.

Son justificados a posteriori, con la documentación correspondiente de gastos y facturas, y tienen que estar conectados causalmente con el hecho dañoso.

Problemas de cuantificación

El problema que plantea es el límite de su reparación porque no basta con que se prueben sino que han de quedar justificados en el contexto en el que el daño se ha producido. No puede aprovechar el perjudicado para incurrir en mejoras o gastos excesivos. La respuesta de la Jurisprudencia a estos supuestos es que son indemnizables los gastos ”razonables” y los que no son excesivos incluso aunque no se puedan acreditar si la suma es moderada.

Ejemplo de daño emergente.

Se discute si es razonable o no acudir al centro Barraquer de Barcelona, habiendo otros centros con menos coste económico en el supuesto de un niño que sufrió lesiones en un ojo como consecuencia del disparo efectuado por un compañero de colegio. El tribunal le reconoce el derecho de acudir al Centro Sanitario que más garantía le ofrezca, en orden a la recuperación de los órganos lesionados, y por tanto todos los gastos ocasionados por dicha atención sanitaria serían considerada como daño emergente y abonados por el causante del hecho dañoso.

Concepto de lucro cesante

El lucro cesante es una manifestación concreta del daño patrimonial, es un tipo de daño patrimonial de perjuicio económico. Se configura como la ganancia dejada de obtener o la pérdida de ingresos, como consecuencia directa e inmediata de un hecho lesivo.
Es una manifestación concreta del daño patrimonial, la otra es el daño emergente, y tiene un sentido económico ya que trata de obtener la reparación de la pérdida de las ganancias dejadas de percibir, concepto por lo tanto distinto de los daños materiales.

Problemas de cálculo del lucro cesante

Los problemas surgen ante la imposibilidad de determinar con exactitud mediante pruebas contundentes, su realidad y su verdadero alcance. El tribunal Supremo indica que “el lucro cesante o ganancias frustradas ofrece muchas dificultades para su determinación y límites por participar de todas las vaguedades e incertidumbre propias de los conceptos imaginarios, siendo necesaria la existencia de una cierta posibilidad objetiva que resulte del decurso normal de las cosas y de las circunstancias especiales del caso concreto, no bastando, por tanto, que las ganancias se funden en meras esperanzas”.
Sólo cabe incluir dentro del lucro cesante los beneficios ciertos, concreto y acreditados que el perjudicado debería haber percibido.

Ejemplos de lucro cesante

Un ejemplo sencillo de lucro cesante sería un músico profesional agredido por otra persona, que le mantiente fuera de su trabajo durante un año. Todo el dinero que el músico deja de ganar por no poder realizar su trabajo es lucro cesante.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña y Madrid

Valora este artículo.

3 Comments

  1. ANGELICA ARROYO MORALES · 16 diciembre, 2013

    Muy útil, didáctico y esclarecedor. Me gustaría tener casos prácticos.

  2. José González · 14 enero, 2015

    Una compañía de seguros ( mutua Madrileña), se niega a darme cobertura de defensa y reclamación contra la causante (Mapfre), por un golpe que me dieron , y que me obligo a alquilar un coche similar al mío.
    Alegan que si condicionado excluye textualmente :
    “La reclamación de los daños y perjuicios derivados de la paralización del vehículo asegurado, y en especial el lucro cesante.”

    Pero yo considero que no es un lucro cesante sino un daño emergente.
    ¿No?
    ¿Tienen derecho a rechazarme la cobertura de Defensa Jurídica ??
    Gracias por vuestra orientación.

    • alex · 20 enero, 2015

      Indica que excluye la reclamación de los daños y perjuicios derivados de la paralización del vehículo, y hace especial hincapié en el lucro cesante, pero no descarta el daño emergente. Por lo tanto, y con la información que me has facilitado entiendo que pueden rechazar la cobertura de defensa.

Leave A Reply