twitterfacebookgoogle

La pensión compensatoria en España

Concepto de la pensión compensatoria

La pensión compensatoria es un derecho que tiene uno de los cónyuges al que la separación o divorcio le produce un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior al matrimonio. En esta otra entrada hablamos de su tributación.

La finalidad de esta pensión es otorgar, a la parte que se ha dedicado a la familia, y por tanto ha descuidado su validez profesional, una ayuda económica mientras no se incorporar al mercado laboral.

Esta medida será recogida en el convenio regulador de la separación o divorcio acordado judicialmente. Esta pensión puede consistir en:

  • Pensión temporal o por tiempo indefinido.
  • Prestación única.

La pensión compensatoria está sometido al principio dispositivo de las partes. Su concesión no es de carácter automático tras la separación o divorcio, sino que depende en gran medida, del acuerdo de voluntades de las partes, y por lo tanto puede ser renunciada a ella en el convenio regulador.

La pensión compensatoria es compatible con la compensación a uno de los cónyuges en caso de que exista un régimen de separación de bienes, y uno de los dos cónyuges haya realizado tareas para el hogar.

Requisitos

Su concesión sólo procede mediante una solicitud expresa por parte del cónyuge perjudicado. Para determinar la existencia de desequilibrio económico,  debe tenerse en cuenta básicamente y entre otros parámetros, la dedicación a la familia y la colaboración con las actividades del otro cónyuge, el régimen de bienes a que ha estado sujeto el patrimonio de los cónyuges en tanto que va a compensar determinados desequilibrios y su situación anterior al matrimonio.

Esta valoración se realiza desde un criterio  subjetivo, conforme al cual se debe valorar todas las circunstancias relativas a cada caso concreto, no solo para ver en qué cuantía se fija la misma o si se fija por tiempo indefinido o temporal, sino que también se debe valorar con carácter previo para ver si procede o no la concesión de dicha pensión.

En este sentido, el que cada cónyuge tenga su trabajo independiente no es obstáculo para que pueda fijarse una pensión compensatoria si existe desequilibrio económico en el momento de la separación. Por otro lado, que la disolución del régimen ganancial permita obtener un buen patrimonio económico a los cónyuges, tampoco tiene ninguna transcendencia en orden a fijar la pensión compensatoria.

Si en el momento de la separación, el cónyuge que ha siempre trabajado carece de ingresos, puede darse la situación de que ya no existe desequilibrio económico. Es por ello el Supremo ha denegado la pensión compensatoria a un cónyuge, dado que el esposo en el momento de la separación se encontraba en el paro percibiendo unos ingresos de 760 euros. No obstante, en otras ocasiones atendiendo a la finalidad de la pensión, y a la falta de oportunidades de encontrar trabajo por la otra parte, han fijado pensión compensatoria en supuestos en los que el esposo coyunturalmente no percibía ingresos.

Cálculo de la pensión

La determinación de la cuantía interviene múltiples factores. No basta por tanto con conocer los ingresos del cónyuge deudor y si el cónyuge beneficiario percibe o no ingresos, sino que hay que tener en cuenta:

  •  Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.
  • La edad y el estado de salud.
  • La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
  • La dedicación pasada y futura a la familia.
  • La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
  • La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
  • La pérdida eventual de un derecho de pensión.
  • El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
  • Cualquier otra circunstancia relevante.

A todo esto, habrá que tener en cuenta no sólo los ingresos actuales del cónyuge que ha trabajado, sino también las cargas que padece de hipoteca, pensiones alimenticias de los hijos, etc. Por todo ello, es difícil establecer una cuantía general, aunque es rara la ocasión que supera en 35% de los ingresos del cónyuge que trabaja.

Forma de la pensión: temporal o indefinida

En el año 2005 se modificó el carácter de la pensión, posibilitando que éstas fueran temporales. Esta temporalidad de las pensiones compensatorias, se han ido generalizando, siendo cada vez menos las que se fijan por tiempo indefinido.

La temporalidad o el carácter indefinido se establecen en función de las expectativas y posibilidades que tiene el cónyuge de mejorar su situación laboral o económica. El tribunal supremo ha indicado al respecto que será temporal si con ello se puede cumplir la función reequilibradora, por lo que hay que atender a cada caso de manera particular.

Su concesión debe estimarse en función del tipo oportuno que se estima que el cónyuge puede, por si mismo, acceder a nuevas oportunidades de carácter laboral. La concesión con carácter vitalicio sería la excepción a la regla. En la práctica, pocas veces se fija un plazo superior a los cinco años e inferior al año.

Modificación de la pensión

En lo que respecta a la cuantía, la pensión compensatoria puede ser modificada por alteraciones sustanciales en la fortuna de uno u otro de los cónyuges, además por otras causas estipuladas en el convenio regulador. En lo que respecta a la temporalidad:

  • Pasar de una en tiempo indefinido a pensión temporal: Está posibilidad está reconocida jurisprudencialmente, cuando la beneficiaria, se ha incorporado al mundo laboral.
  • Pasar de una temporal a una por tiempo indefinido: Esta posibilidad no cabe lugar, ya que lo crucial es la dificultad que tiene la beneficiaria en el momento en que existe el cese de la convivencia. Acontecimientos posteriores carecen de importancia.

En cualquier momento, podrá convenirse la sustitución de la pensión fijada judicialmente por la constitución de una renta vitalicia, el usufructo de determinados bienes o la entrega de un capital en bienes o en dinero.

Finalización

En los supuestos en los que se fija la pensión compensatoria sin limitación temporal alguna la extinción tendrá lugar cuando cesa la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

Una vez establecida por resolución judicial, queda condicionado a las circunstancias de la vida de ambos cónyuges. Hay que tener en cuenta que la finalidad de la pensión compensatoria es posibilitar la superación de un desequilibrio económico, por lo tanto cuando dicho desequilibrio económico no desaparece por la desidia o inactividad de su beneficiario en buscar trabajo o en mejorar su situación económica y/o personal, puede solicitarse la extinción de la pensión como bien ha indicado el Tribunal Supremo, o en otro caso, convertir la pensión indefinida en temporal.

En caso de muerte del deudor, la pensión compensatoria no se extingue. No obstante, los herederos pueden solicitar la reducción o supresión de la misma si el caudal hereditario no permitiera satisfacer su importe o afectara a los derechos en la legítima.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña y Madrid

Valora este artículo.

NO SE RESUELVEN CONSULTAS EN LOS COMENTARIOS, LAS DUDAS SE DEBEN DE PLANTEAR EN FORUM DERECHO
Realizar consulta

Leave A Reply