twitterfacebookgoogle

El Supremo considera válidos los acuerdos extrajudiciales sobre cláusula suelo

Los acuerdos extrajudiciales

Algunas entidades financieras, como IBERCAJA o CAJA ESPAÑA han formalizado acuerdos privados o extrajudiciales con los clientes para eliminar o reducir la cláusula suelo.

Estos acuerdos fueron realizados entre la entidad financiera y los clientes normalmente cuando comenzaron a salir las primeras sentencias que estimaban la nulidad de las cláusulas suelo.

Sin embargo, muchas sentencias habían considerado que dichos acuerdos eran nulos, toda vez que lo único que se realizaba era una modificación de una cláusula nula y que en consecuencia también debería de ser nula.

Sin embargo, el 11 de abril de 2018 el Tribunal Supremo ha considerado como válido dicho acuerdo, en el sentido de entender que es una novación del contrato de mutuo acuerdo. (En este enlace puedes encontrar la sentencia)

¿Cómo es el caso que ha resuelto el Tribunal Supremo?

En el año 2007, se realiza una compra de una vivienda a una promotora subrogándose en el préstamo hipotecario pendiente. Además de la subrogación, se realiza un nuevo préstamo hipotecario para adquirir la vivienda.

Ambos préstamos hipotecarios se realizan en calidad de consumidor.

En ambos casos, se establecía un primer año de préstamo a interés fijo y, transcurrido el primer año, un préstamo a interés variable, donde se contenían unos límites máximo y mínimo al tipo de interés, lo que se conoce como cláusula suelo y techo.

El 28 de enero de 2014, una vez ya conocida la nulidad de la cláusula suelo en la sentencia del 9 de mayo de 2013, firmaron un acuerdo por el que reducían la cláusula suelo al 2.25 % con renuncia expresa de acciones judiciales por parte del cliente.

El acuerdo contenía la siguiente estipulación:

Las PARTES ratifican la validez y vigor del préstamo, consideran adecuadas sus condiciones y, en consecuencia, renuncian expresa y mutuamente a ejercitar cualquier acción frente a la otra que traiga causa de su formalización y clausulado, así como por las liquidaciones y pagos realizados hasta la fecha, cuya corrección reconocen.

Además, se recogía el siguiente texto al lado de la firma escrito por los clientes:

“soy consciente y entiendo que el tipo de interés de mi préstamo nunca bajará del 2.25% nominal anual”

En primera instancia y en segunda instancia, la Audiencia Provincial de Zaragoza, estimaron la demanda íntegramente, declarando nula la cláusula suelo. Sin embargo, el tribunal Supremo considero válido dichos acuerdos en relación con la libertad contractual y la transacción extrajudicial prevista en los artículos 1809 y 1819 del Código Civil.

¿Cuáles son las razones que estima el Tribunal Supremo?

  1. El acuerdo alcanzado es una transacción en el sentido de entender que ambas partes acuerdan libremente reducir la cláusula suelo a cambio de no acudir a un procedimiento judicial. Es importante recordar que el Tribunal Supremo no determinó que las cláusulas suelo fueran NULAS, sino que son nulas aquellas cláusulas que no cumplen con los criterios de transparencia en el momento de su inclusión en el préstamo hipotecario.
  2. Después de la sentencia del Tribunal Supremo existía una duda razonable sobre que las cláusulas suelo sean nulas, por ello, ante tal sensación de incertidumbre son válidas aquellos acuerdos que con el animo de evitar el pleito se realizaban entre los particulares y las entidades financieras.
  3. Dichos acuerdos y tienen que recoger, para que sea una transacción válida y no una simplemente novación, una renuncia de acciones por parte del consumidor. Esto es importante, ya que si simplemente es un acuerdo sin ningún tipo de renuncia, se puede considerar que la cláusula suelo sigue siendo nula.

En una transacción, extrajudicial en este caso, cada parte de una controversia cede algo con el objetivo de alcanzar un acuerdo y evitar un procedimiento judicial.

En este caso, el banco reduce la cláusula suelo y el cliente renuncia a acudir a los tribunales. Como se indicó anteriormente, la cláusula suelo no es nula hasta que lo determine un juez, y por es válida este tipo de acuerdos.

Voto particular

En la Sentencia del Tribunal Supremo existe el voto particular del Magristrado Excmo. Sr. D. Francisco Javier Orduña Moreno.

Esto quiere decir que la sentencia no ha sido unánime, sino que ha sido una decisión mayoritaria.

Este magistrado considera que dicho acuerdo no ha sido negociado, y por tanto, es una condición general impuesta.

Por tanto, si se trata de una condición general impuesta por el tribunal debe de superar el control de transparencia para verificar su validez y eficacia. Todos los elementos que configuran los elementos esenciales de la relación negocial se exigen un plus de información o transparencia, para que los consumidores tengan pleno conocimiento de las consecuencias de sus actos.

Además, el Derecho de la Unión Europea determina que no es válido estos acuerdos, toda vez, que existe un nivel de protección superior que otorga la Directiva 93/13 a los consumidores que debe de ser velada por los tribunales.

Por todo ello, el Magistrado considera que la entidad bancaria no cumplió con la exigencia de transparencia debida, por lo que los acuerdos deben de considerar abusivos y, en consecuencia, nulos de pleno derecho.

¿Ha cambiado el criterio el Tribunal Supremo?

La Sentencia 558/2017 (que puedes encontrar en este enlace) había determinado que este tipo de acuerdos era nulos ya que no es posible su convalidación mediante un acuerdo.

No obstante, la gran diferencia entre los dos casos es que en la sentencia 558/2017 no existía un acuerdo transaccional, es decir, el consumidor no renunció a una reclamación posterior sino que simplemente se realizó una rebaja de la cláusula suelo para, en aquella ocasión, equipararla a la cláusula suelo que se daba a otros clientes en similares características.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña

Valora este artículo.

Leave A Reply