twitterfacebookgoogle

EL caso del boleto de lotería encontrado premiado con 4.7 millones

Estas últimas semanas han aparecido en diversos medios de información la noticia de un billete de lotería premiado con 4.7 millones de euros que el agraciado olvidó sobre el mostrador de una administración de lotería en A Coruña.

Lo que se conoce del mismo son los números: 10, 17, 24, 37, 40 y 43 que fueron premiados conforme al sorteo celebrado el 30 de junio del año pasado. El boleto fue sellado en la administración número 44 de A Coruña, ubicado en el centro comercial Carrefour de Alfonso Molina, y fue hallado en la Administración número 22 de A Coruña.

El Código Civil

Para realizar un análisis desde un punto de vista jurídico, debemos atender a lo recogido en el Código Civil. Estos días se hablo de la antigüedad de la legislación que está siendo usada para resolver esta cuestión de manera peyorativa, pues bien el código civil es una ley que data de 1889.

Efectivamente fue publicada en GACETA de 25 de Julio de 1889, y entro en vigencia el 1 de mayo de 1889. Pero se han producido a lo largo de estos más de 100 años muchas revisiones, pero el fondo, estructura y finalidades de la misma se mantienen. Esto, no lo hace sino gozar de mayor consideración hacía una ley, que con tanta vigencia no se discute su contenido ni estructura.

La finalidad de este conjunto ordenado y sistematizado de normas es regular el Derecho privado, esto es, las relaciones civiles de las personas físicas y jurídicas. En efecto las materias reguladas por el código civil son, entre otras, el matrimonio, los testamentos, las obligaciones y contratos. El modelo de referencia utilizado en España fue el Código de Napoleón  promulgado en 1804.

Consideraciones jurídicas

El código civil a este respecto dice en su artículo 615 párrafo primero y segundo lo siguiente:

“El que encontrare una cosa mueble, que no sea tesoro, debe restituirla a su anterior poseedor. Si éste no fuere conocido, deberá consignarla inmediatamente en poder del Alcalde del pueblo donde se hubiese verificado el hallazgo.
El Alcalde hará publicar éste, en la forma acostumbrada, dos domingos consecutivos.”

En este sentido la noticia apareció tras la publicación de la historia en el  Boletín Oficial de la Provincia (BOP). El Ayuntamiento firmó además un convenio de depósito con la sociedad de loterías para que custodien el depósito durante dos años, el tiempo que tiene el desconocido ganador para reclamar el boleto.

Si no se encuentra el propietario del boleto

En el cuarto párrafo del mismo artículo hace referencia a la posibilidad de que el propietario no aparezca:

“Pasados dos años, a contar desde el día de la segunda publicación, sin haberse presentado el dueño, se adjudicará la cosa encontrada o su valor al que la hubiese hallado.”

Es decir si el afortunado no aparece en el plazo de dos años,el lotero de la administración donde fue vendido el boleto se convertiría en propietario del boleto y por tanto dueño del premio. Tras esto la persona que realmente hubiera sellado el boleto pierde la posibilidad de recuperarlo, ya que la acción caduca.

Sí se encuentra el propietario del boleto

En este supuesto habrá que adecuarse a lo indicado en el artículo en el artículo 616 del Código Civil:

“Si se presentare a tiempo el propietario, estará obligado a abonar, a título de premio, al que hubiese hecho el hallazgo, la décima parte de la suma o del precio de la cosa encontrada. Cuando el valor del hallazgo excediese de 2000 pesetas, el premio se reducirá a la vigésima parte en cuanto al exceso.”

Esto es un 10% de las primeras 2.000 pesetas, 12 euros, y un 5% respecto del restante. Es decir un 5% del premio; 235.000 €.

Cómo probar la propiedad del boleto

En primer lugar, cómo la lógica indica, para que se abone el importe de un premio se precisa la entrega del resguardo que acredita la compra y números jugados. En otro caso se deben aportar suficientes datos que demuestren sin ninguna duda que la persona que reclama es dueña del boleto. De acuerdo, y cómo se hace eso.

  • En el caso de jugar siempre el mismo número, se podría demostrar si prueba que lleva jugando esa serie de número todas las semanas.
  • Como la los boletos son sellados automáticamente, se sabe la hora y día exacta a la cual se selló ese boleto.

Un hombre reclama el precio desde hace un año

En el caso que nos ocupa, existe un hombre que lleva un año, es decir antes de que ésta historia fuera pública, indicando que la primitiva perdida es suya. Tras estudiar el caso el delegado de Loterías y Apuestas del Estado en A Coruña afirmó que los datos aportados eran incompatibles con las pistas sobre el posible propietario del deudor. Así mismo fuentes de Loterías sostienen que hay detalles fundamentales que indican la absoluta certeza de que ese reclamante no puede ser el propietario del boleto perdido. Loterías indica que el billete tiene un detalle que sólo puede conocer el dueño.

En este sentido, me aventuro a indicar que sea un dato identificativo de una persona, por ejemplo una firma, o un garabato. Aunque las mismas fuente aseguran que no es de una marca, sino de cómo se encontró. Pero nunca se sabe si es para confundir a posibles impostores.

Por ahora ya van 27 personas, y en aumento, que reclaman el boleto extraviado. Mucha suerte a todos. La mayor desgracia es saber que ganaste el premio y no poder demostrarlo.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña

Valora este artículo.

Leave A Reply