twitterfacebookgoogle

Cómo hacer un testamento en España: paso a paso

Primer paso: conocer la ley aplicable al testamento

En España existen diferentes normativas civiles que regulan y limitan las posibilidades de realizar disposiciones testamentarias a una persona. No sólo limitar en cuanto a la libertad de repartir los bienes, sino que pueden existir diferentes opciones a la hora de realizar pactos sucesorios, incluso antes de que se produzca el fallecimiento..

A los que no tengan una normativa civil específica, se les aplica el Código Civil con la siguientes limitaciones en cuanto al reparto de la herencia:

  1. Un tercio de la herencia será de libre y absoluta disposición, pudiéndolo dejar a quien quiera.
  2. Un tercio de la herencia, denominado de mejora, sólo podrá ser dejado a los herederos forzosos, pero de la manera que el quiera. Es decir, que podrá dejárselo todo a un solo de los herederos.
  3. Un tercio de la herencia no es disponible, sino que será entregado de manera obligatoria a los herederos forzosos, repartiéndosela de manera equitativa, correspondiendo a cada uno de ellos el mismo porcentaje, salvo que uno de ellos no acepte su parte, que será repartida entre los demás.

Por poner un ejemplo, la normativa civil gallega permite una mayor libertad a la hora de realizar un testamento en comparación con el Código Civil. Así, las tres cuartas partes son de libre disposición, otorgando únicamente el derecho de los herederos forzosos, la denominada legítima, sobre el cuarto restante. Además, también se permite el testamento mancomunado entre cónyuges, es decir, el realizado por dos personas en un mismo testamento.

La aplicación de una u otra normativa dependerá de la vecindad civil de la persona que quiera realizar el testamento. Esta vecindad civil viene determinada por el lugar de nacimiento,aunque puede ser modificada en caso de residencia habitual en otro lugar diferente en el que se nació. Se puede adquirir la vecindad civil de la siguiente manera:

  1. Residencia continuada durante dos años en lugar de la nueva vecindad civil con manifestación expresa en el Registro Civil
  2. Residencia continúa durante diez años sin declaración de voluntad en contrario de querer adquirir la vecindad civil.

Segundo paso: Conocer la situación patrimonial del testador y su voluntad

Una vez determinada la vecindad civil, y definidas las diferentes opciones a la hora de realizar el testamento así como las limitaciones, es importante conocer el patrimonio, bienes y deudas, que se disponen y la voluntad del testador. No en vano, no se le va a poder preguntar sobre su intención o interpretación en determinada disposición cuando haya que cumplir lo indicado en el testamento.

En este sentido, habrá que tener en cuenta la existencia de los diferentes herederos forzosos, aquéllas parientes con algún derecho sobre los bienes de la herencia; descendientes, ascendientes o cónyuges. Por ello, es de vital importancia conocer si existen cónyuges e hijos, ya sean adoptivos o naturales, o incluso la posibilidad de que existan hijos no reconocidos.

Tercer paso: el contenido del testamento

Es fundamental que el testamento quede de la forma más precisa el destino de los diferentes bienes en función de la voluntad del testador, no en vano, no va a ser posible preguntarlo sobre su intención de una disposición testamentaria una vez que éste muerto.

Aunque a veces es imprevisible, sería importante pensar en las diferentes escenarios familiares posibles desde que se escribe el testamento hasta que finalmente fallece, ya que puede transcurrir un periodo amplio de tiempo. No obstante, en dicho caso, lo mejro es hacer otro testamento.

El contenido de un testamento no tiene por qué limitarse a cuestiones meramente económicas y de repartición de la herencia, sino que también puede establecerse cualquiera de las siguientes disposiciones:

  1. La desheredación de un hijo.
  2. El reconocimiento de un hijo como natural.
  3. Forma de celebración del entierro o funeral.
  4. Asignación de un albacea, o contador partidor para asignar los diferentes bienes a cada heredero y/o administrar la herencia mientras ésta no sea adjudicada.
  5. Condonación de deudas.
  6. Designar sustitutos o tutores de los hijos.

Si el testamento no recoge de manera expresa la división de los bienes, y aun para el caso de que lo haga, es recomendable designar a un albacea o contador partidor de confianza que custodie los bienes y haga cumplir lo indicando en el convenio colectivo.

En muchas ocasiones, el abogado que asesoró en la redacción del testamento, es nombrado albacea o contador partidor ya que conoce de primera mano la intención de su cliente.

Cuarto paso: la realización del testamento

Existen diversos tipos de testamentos, y cada uno de ellos tiene que cumplir determinados requisitos para su validez. Sin embargo, por seguridad para el testador y para los posibles beneficiados del mismo, el testamento notarial abierto es la forma más recomendada. Como su nombre indica, es aquél realizado ante notario por el propio testador, y cuanta con los siguientes beneficios:

  1. En primer lugar, el notario se encarga de la conservación del testamento y de remitir un parte informando de su existencia al Registro de Últimas Voluntades. Por lo tanto, una vez se produzca el fallecimiento con acudir al registro de últimas voluntades puede conocerse el lugar y ante que notario se realizo el último testamento. De esta manera, no hay ninguna duda de que se conocerá la existencia de dicho testamento, aunque la persona que lo realizó no comunicara nada en vida.
  2. En segundo lugar, el precio del mismo es reducido, suele andar entre los 40 € y 50 €, dependiendo del número de hojas empleado.
  3. En tercer lugar, el notario comprueba que las disposiciones testamentarias son conformes con la legislación vigente.

Abogado especializado en Derecho laboral y Civil en A Coruña y Madrid

Valora este artículo.

NO SE RESUELVEN CONSULTAS EN LOS COMENTARIOS, LAS DUDAS SE DEBEN DE PLANTEAR EN FORUM DERECHO
Realizar consulta

Leave A Reply